Kebyart Ensemble

(cuarteto de saxofones)

Repertorio con orquesta

PHILIP GLASS (1937):  Saxophone quartet Concerto, 1995. 23' ca.

El Concierto de Glass es el más popular para éste matrimonio tan singular. Interpretado ya por numerosas orquestas en el mundo se ha convertido en un referente, también, en la literatura para cuarteto de saxos. Cómo en el caso del Concierto para dos pianos y percusión de Béla Bartók, el compositor prepara una versión para orquesta y otra para la formación en solitario. Para aquellos que crean que Glass es un compositor repetitivo tendrán una agradable sorpresa; no se desviste de su característico minimalismo, pero lo combina con expresiones de relajado lirismo, pasajes frenéticos de compases de amalgama y otros trazos con influencia del jazz que dan lugar a una pieza llena de contrastes y sobretodo mucha personalidad.

FAZIL SAY (1970): Preludes for saxophone quartet string orchestra and percussion, op.63 2015. 25'

El aclamado pianista y compositor turco dedicó esta pieza al histórico Rascher Saxophone Quartet, dedicatario de muchas de las obras contemporáneas escritas para la formación. Preludes está dividido en cuatro movimentos, cada uno de ellos bajo el nombré e inspiración de un clásico de la literatua: "Siddhartha" de Hermann Hesse, "Noches blancas" de Dostoyevsky, "Las metamorfosis" de Kafka y "El extranjero" de Albert Camus. El compositor toma prestados motivos de estos complejos mundos emocionales y los retrata en la música: paisajes sonoros orientales, como ritmos de danzas del Oriente Medio, que dan a la pieza un sabor exótico.

DANIEL SCHNYDER (1961): Concerto for saxophone quartet and orchestra, 2019. 21'

Quizás será el más idiomático de los tres conciertos presentados de ésta propuesta; pues el compositor es además un aventajado saxofonista. Ésta obra estrenada en julio de 2019 es un viaje por el mundo sonoro del saxofón, así lo explica el compositor: "My Concerto is divided into three movements connected by free cadenzas. The first is rather pastoral in nature and reflects the origin of the saxophone in French music. In his famous „Bolero“ and „Pictures at an Exhibition“, Ravel brought the saxophone to the ears of the concert audience, listening to the lyrical, romantic and at the same time Dionysian side of the instrument.The second movement plays around the jazz ballad, the American songbook, and uses the extended ramified harmonics, which were taken over from the late romantic period into jazz. The last movement is a kind of oxymoron, a musical utopia! On one side is R&B music, the music of the 70s and 80s, funk music, on the other the traditional Europe, fugue and counterpoint. These are two worlds that don’t really „belong“ together. But this idea came to me in my sleep how I could connect the world of Bruckner or rather Buxtehude, the music of repetition fugues, reversals, enlargements, reflections and splits with the funk music of a James Brown. The result is a highly explosive mixture of accumulated musical energy."

DAVID MASLANKA (1943-2017):  Saxophone quartet Concerto for wind orchestra, 2012. 33' 

Considerado uno de los más importantes compositores para banda, su música es rítmica, pero a la vez de gran profundidad, con un perenne misticismo. El compositor describe su concierto de ésta manera: "Durante un período, mi escucha se centró en los conciertos para teclado de Bach. Sus piezas en este género son pequeñas gemas musicales, que encuentran un equilibrio exquisito de sentimiento, técnica y forma. Es el elemento del equilibrio lo que más me intriga: dejar que la música hable lo que necesita tan económicamente como sea posible. Mi concierto para cuarteto refleja algunos de estos valores. No es programático: no hay historias que contar más allá de lo que la música quiere decir y lo que inspire en cada oyente. Los tres movimientos son sustanciales pero concisos. El cuarteto solista a menudo se integra en el grupo acompañante a la manera de un Concerto Grosso barroco. Dos melodías corales aparecen en el Concierto. Mi uso de los corales no trata de predicar la fe cristiana, sino de sentir todo el poder de las melodías que han surgido de la Tierra y de siglos de experiencia humana. Han sido mi puerta de entrada a las raíces de nuestro lenguaje musical."

PHILIPPE GEISS (1961):  United colors for saxophone quartet and wind orchestra 19'

Cada vez es más común volver a ver como los propios intérpretes son además compositores. No hace más de un siglo veíamos como Debussy tocaba sus propias obras para piano, y pretéritamente Schubert, Mozart, Bach... Geiss es uno de esos ejemplos. Ha dejado ya decenas de obras escritas para nuestro instrumento, en combinaciones multiples; desde piezas para saxo solo hasta cuartetos, piezas para ensemble... United colors for saxophone es su primer concierto. En él vemos un crossover de estilos desde música oriental hasta danzas rítmicas que viajan entre la banda simfónica y el cuarteto generando colores únicos de manera muy idiomática, pues se ve reflejado el dominio del instrumento por el propio compositor en su manera de utilizar las técnicas extendidas del saxofón

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now